Los indicadores deben organizarse en un Tablero de Control que los presenta de un modo claro y útil, de manera que informa de la evolución de los parámetros fundamentales del negocio.